Nociones elementales - Cómo comprar una guitarra

Lo que se debe tener en cuenta al comprar una guitarra.

Hay guitarras de todo precio, accesibles a todos los bolsillos, y aunque se supone que las muy baratas no están hechas con el mejor material ni con mucho esmero, para tocar en los asados tampoco es necesario un instrumento de muy buena calidad. Tampoco es necesario que sea nueva, podría conseguirse una guitarra usada en muy buen estado, de buena calidad, y a un precio accesible. Hay varias cosas fáciles de comprobar que aseguran un mínimo de condiciones para que una guitarra suene más o menos bien. Claro que si puede hacerlo lo mejor es que adquiera una de mediana calidad, tampoco debería gastar mucho en su primera guitarra.

La calidad del sonido depende del diseño y del tipo de maderas utilizadas, pero para comprobarlo se usa el oído. Al pulsar las cuerdas al aire el sonido debe sostenerse en el tiempo. En esto puede ayudar compararlo con el sonido de una guitarra de alto precio, con la que seguramente habrá diferencia, pero permitirá tener una mejor idea de las verdaderas limitaciones de la más barata.

Hay guitarras que "trastean", es decir que por su construcción defectuosa al presionar una cuerda ésta queda a muy poca distancia del traste siguiente, y al pulsarla la vibración de que está animada hace que pegue contra ese traste y tenga un sonido defectuoso, como cuando vibra un metal apoyado sobre otro. Para esto deben probarse todas las cuerdas en todos los trastes. Es algo impensado en un instrumento de buena calidad, pero si el precio es muy bajo vale la pena tomarse el trabajo de comprobarlo.

Tambén hay guitarras que "mienten". Es otro defecto que pueden tener las guitarras de bajo precio: que los trastes no estén correctamente colocados, lo que las hace casi imposibles de ejecutar, porque suenan desafinadas. Una prueba preliminar y muy sencilla consiste en comparar el "armónico" fundamental con el sonido que se obtiene al pisar esa cuerda en el duodécimo traste, que está en la unión entre el mango y la caja. Para hacer sonar el "armónico" se toca apenas con un dedo sobre la mitad de la cuerda, y se retira inmediatamente después de pulsarla. Si logra que suene oirá un sonido una octava más agudo que el de la cuerda al aire, muy limpio y prolongado. Esa nota debería ser igual a la obtenida al presionar esa cuerda en el duodécimo traste. Lógicamente el sonido del "armónico" parecerá mucho mejor, más prolongado, pero lo importante es que la nota sea la misma. Una guitarra podría no pasar bien esta prueba, y de todos modos servir para acompañar si no se presionan las cuerdas debajo del tercer o cuarto traste, aunque ya se trata de un instrumento defectuoso.

Hay guitarras "blandas" y "duras", que depende de la distancia de las cuerdas a los trastes. En una guitarra "blanda" esta distancia es la mínima necesaria para que no "trastee", y los dedos que deben pisar las cuerdas (especialmente los del principiante) obtendrán más fácilmente un sonido limpio sin hacer mucha presión, que es lo más difícil de lograr en las primeras prácticas. Aquí también resulta muy útil la comparación con un instrumento de alta calidad.

De todos modos la prueba más acabada de una guitarra es la que puede hacer un guitarrista, ejecutando un tema musical, por eso lo mejor sería que al ir a comprar su guitarra vaya acompañado por alguien que sepa tocar, que no necesitará hacer las pruebas indicadas más arriba, porque con sólo pulsar el instrumento ya se dará cuenta de sus limitaciones. También hay casas de música que brindan asesoramiento y un buen servicio de post venta, que es importante.


Anterior: Introducción

Siguiente: Descripción